Bellas imagenes de lugares del mundo

La montaña es verde
Y el valle y la tierra que rodea la casa de la aldea pequeña. Galicia es verde. El verde aparece sobre el otro verde a medida que cambiamos de escenario.

Y claro, en verano, todo es verde cuando seguimos el curso del río camino de la cumbre donde nace. Esta vez quiero que vengas conmigo para procurar el agua limpia de la sierra.
Entre la alta montaña y el valle, entre las fragas y las fervenzas, la sensibilidad del hombre mantiene viva aquella aldea vieja, de casas de piedra y tejados de pizarra, en la que aún se escuchan dulces acentos.

Es el paisaje que ya ves cuando atraviesas las tierras de prados asentados entre los valles profundos y las altas cumbres, que beben agua de cien torrentes, combinando un mosaico estético de extraordinario valor natural, con un cromatismo muy especial, el de los árboles de ribera.

La puerta principal que da acceso a todo esto y a mucho más se abre en Becerreá, villa a la que dicen “Umbral de Ancares”, además de capital municipal de un extenso y bello territorio de la montaña lucense.
La otra puerta es la que, desde Navia de Suarna, te conduce al valle bonito, el del Rao, uno de los más espectaculares entornos naturales de las montañas que te hablan de los iniciáticos cataclismos geológicos. El agua es aquí el espejo de la sierra, porque nacen mil torrentes en las cumbres, de las que descienden rumorosos, cantarines y hasta trepidantes, cuando lo hacen en cascada.

Estos ríos conocen el sendero pizarroso de la cumbre, saben donde anida el urogallo, por donde camina el oso, dan de beber al corzo libre y riegan el acebo centenario que se oculta entre la frondosidad del bosque.

El agua siempre marca los senderos; y también escribe legendarios relatos imaginarios que el viajero cree leer en sus espejos.


Bellagio,Italia

Italia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.